CamiNOsolo

Cuando se esta enamorado, el final es lo de menos

lunes, octubre 12, 2015 Francisco Recio Portillo 7 Comments

Hoy he vuelto a escribir en camiNOsolo después de mucho, mucho tiempo, todo ese tiempo lo he estado ocupando en cambiar mi vida, muchos saben que este proceso a veces es difícil, no siendo este el momento para hablar de ello. Si estoy aquí es porque quería compartir un vídeo de mi últimas vacaciones por los Picos de Europa, no sin antes reflexionar un poco sobre alguna inquietud y pensamiento tras el viaje. La tendencia de nuestros días a simplificarlo todo por la prioridad de la inmediatez ha conducido a un contexto repleto de dualidades contrarias: rico-pobre, bueno-malo, sólo-en pareja, éxito-fracaso o pico o nada. Pero la paradoja de las dualidades es que, dividiendo todo en dos lados claramente opuestos, se quedan cosas de por medio, normalmente lo que se queda, no es otra cosa que el intento y eso es difícil de cuantificar. Pienso que el mundo no se divide entre los que lo consiguen y los que fracasan, sino entre los que se esfuerzan y los que se conforman. Tenemos un concepto equivocado de lo que significa luchar (vivir). Ya lo dijo Rocky Balboa en su última película; pelear es aguantar todos los golpes; no es soltar nuestros mejores golpes, es no bajarse del ring; es caer y levantarse, caer y levantarse. La rendición empieza el día que decides que tu sueño puede ser reemplazado, esto ocurre porque pensamos que solo lo posible vale la pena ser intentado y eso es un error. Hemos puesto la atención únicamente en lo realizable, lo tangible y lo medible, y hemos dejado a un lado el valor de lo inalcanzable, de las utopías, las ilusiones y los sueños. “La gente se enorgullece de tener los pies en la tierra y ser realista, por contra se burlan de aquellos que están en las nubes”, cuando yo he dejado de soñar, me he dado cuenta que con los pies en el suelo no se puede volar, así que la opinión de los demás no tiene que ser tu realidad. Vivimos en un mundo donde hay gente que lleva haciendo lo mismo que tú mucho más tiempo. Es muy difícil empezar en una nueva profesión, pero no hay que rendirse, en vez de decir “no valgo”, di “esto acabará cuando yo lo quiera” y sigue trabajando porque algún día lo conseguirás. Cuando uno no quiere elevar sus capacidades a la altura de sus sueños, reduce sus sueños a la altura de sus capacidades volviéndose conformista. Es esta época que nos ha tocado vivir ya no hay dragones que matar ni tierras que conquistar, y donde el acceso a las oportunidades es tan caudaloso que saber lo que se quiere y perseguirlo constituyen el único apto de heroísmo en nuestras vidas, quitando casos excepcionales como enfermedades o traumas. Hoy, el principal problema no es que no se pueda, sino que no se quiera lo suficiente. La mayoría de cosas que no hacemos no es por dificultad, es por falta de pasión o dejadez. Nuestras vidas serían mucho más ricas sin en vez de medirnos en función de nuestros éxitos o nuestras posesiones nos midiéramos a partir de nuestras aventuras. Y así es el compromiso con nosotros mismos. Comprometernos es ir paso a paso, sea donde sea, pase lo que pase y le pese a quien le pese.



RELATED POSTS

7 comentarios